Cuando dos usuarios de un Marketplace empiezan a negociar surgen muchas dudas que pueden tirar atrás una transacción. ¿Qué pasa si pago y no me llega nada? ¿Qué pasa si envío un producto y exigen una devolución de dinero diciendo que no recibió nada? ¿La página web es suficientemente segura como para poner mi tarjeta de crédito? ¿Estará a salvo de los hackers?
Plantearse estas y muchas más preguntas es esencial para empezar un Marketplace, ya que eliminar estos miedos debe ser un objetivo principal desde un principio.

Entender los posibles riesgos de tu Marketplace

Hacerse preguntas es importante pero tampoco es cuestión de obsesionarse. Es vital entender qué riesgos puede tener tu Marketplace para abordarlos. Por ejemplo, si no se hacen transacciones a través de tu plataforma, no hace falta preocuparse por si los hackers interceptan datos bancarios.
Con estas cuatro preguntas pondrás los cimientos de tu seguridad y te harás una idea sobre si tu Marketplace puede triunfar:
¿Cuántos usuarios tengo? Ten en cuenta que cuantos más usuarios tengas, más probable es que se cuele alguno malo.
¿Cuánto dinero se mueve en cada transacción? No es lo mismo tener un Marketplace de coches usados que de ropa de bebé de segunda mano.
¿Cómo de fiables son mis usuarios? Los jóvenes suelen confiar más en la gente, mientras que los mayores son más precavidos. También existe la hipótesis de que los habitantes de países occidentales tienden a confiar más que los usuarios de países en vías de desarrollo.
¿Cuál sería el peor escenario? Prepárate para una crisis. Imagina con antelación qué sería lo peor que te podría pasar y pon solución.

Construye confianza entre los usuarios

Puedes tener el Marketplace más seguro del mundo pero si tus usuarios no confían entre ellos, no vas a conseguir transacciones. Para construir confianza entre proveedores y compradores debes seguir diferentes fases:
Crear normas. Es algo que tienes que hacer desde un principio y es muy fácil. Por ejemplo, Airbnb tiene un documento que marca estrictamente sus reglas.
Personificar a los usuarios. Es mucho más fácil confiar en alguien con un nombre, una foto y una descripción que en un apodo con un dibujo. Los perfiles de los usuarios de tu Marketplace deben ser completos, de manera que deberías premiar a aquellos que lo rellenen. En lugar de escribir una descripción también puedes optar por que respondan una serie de preguntas.
Facilitar la comunicación. Sobre todo si se trata de un Marketplace en el que la negociación la hacen directamente los usuarios.
Crear una dimensión social. Tienes que lograr que los usuarios no se vean como desconocidos con los que desconfiar sino como alguien parecido a ellos.
Verificar los datos. En la vida real tienes tu DNI para verificar tu identidad. En Internet puedes hacerlo con el correo, las redes sociales o el número de teléfono. Estos deberían estar confirmados en los perfiles.
Penalizar los malos comportamientos. No solo nos referimos a expulsar a los usuarios que incumplan las reglas. Una de las formas más comunes de penalizar en un Marketplace es permitiendo que se valore la experiencia con esa persona. De esa manera se puede establecer la reputación de compradores y vendedores.

Construye confianza en tu plataforma

Si los usuarios confían entre ellos pero no en el Marketplace, tampoco se llega a ningún sitio. Sobre todo si se hacen transacciones en la misma plataforma. En nuestro blog ya te hablamos sobre cómo eliminar riesgos en las compras y las ventas online para que los usuarios confíen en tu Marketplace.
Además de presentar una web cuidada, actualizada y segura, es importante asegurar que los pagos se hacen sin ningún tipo de riesgo. Para ello cuentas con el escrow, un método de pago en el que el dinero del comprador va, en primera instancia, a una cuenta de un tercero. Ese pago no se transfiere al vendedor hasta que el producto ha llegado al comprador o se ha realizado el servicio.
Si te interesa saber más sobre el escrow y la API que desarrolla Marketpay para pagar en Marketplace, no dudes en contactar con nosotros.

Adiós a los fraudes

Los pagos en depósito (escrow) aseguran que tu producto/servicio o pago está protegido en cada transacción.