¿Qué es el Flight-Sharing?

El Flight Sharing es una conexión entre los pilotos privados, que están planeando un vuelo y aún así tienen asientos libres, con los pasajeros que quieren compartir este vuelo y su coste.

Si la gente comparte sus casas, coches o barcos a través de Internet, ¿por qué no sus aviones?, varios startups han desarrollado esta idea.

¿Vas a volar en un Cessna desde Barcelona a Mallorca? ¿O subir a un vuelo turístico privado sobre las montañas?, no es una idea en la que pienses fácilmente hasta que se han dado a conocer los marketplaces de flight-sharing o vuelos compartidos. Las plataformas online de vuelos compartidos hacen posible lo que normalmente está reservado a los ricos y afortunados de este mundo: Volar en jets privados a su antojo.

Cualquiera que quiera disfrutar de la fascinación de volar en pequeños aviones de hélice puede despegar por poco dinero. Esto es posible gracias al principio del vuelo o del jet compartido, que funciona de manera similar a la de una agencia de automóviles compartidos: los pilotos privados ofrecen asientos gratuitos en sus aviones.

Sus pasajeros sólo pagan una parte del coste del combustible o de las tasas de aterrizaje. A los pilotos no se les permite obtener beneficios. Pero para ellos, el vuelo compartido es una muy buena oportunidad para reducir los costes de un hobby tan caro.

El blablacar de los cielos

En los marketplace de flight sharing funciona bajo el mismo principio de compartir y, de hecho, el servicio es comparable a un servicio de coche compartido.

Estos vuelos no comerciales son mediados por marketplaces tipo Flyt-Club, Wingly, BlackBird o Coavmi. Principalmente se ofrecen vuelos turísticos, pero a veces los pilotos que tienen que realizar viajes de negocios también buscan compañeros de vuelo.

La ventaja para los clientes: Pueden embarcar directamente, ya no es necesario el largo proceso de facturación de los vuelos regulares. Y se acercan sobre todo a los pequeños aeropuertos regionales, que suelen ser evitados por las grandes compañías aéreas.

Como piloto, puedes ofrecer un vuelo a un precio determinado o como pasajero puedes buscar un vuelo adecuado. Este puede ser un clásico vuelo a través del país de una ciudad a otra.

Como en el caso de Carpools, puedes filtrar la búsqueda por fecha y destino. Los usuarios también se dejan calificaciones entre sí.

El pago se hace online. Por ejemplo, Wingly se queda una comisión, similar a la de otras plataformas de intercambio.

Además del seguro de responsabilidad civil habitual para los pilotos privados, hay también un paquete de seguro especial que Wingly ha desarrollado junto con la compañía de seguros especialmente para la plataforma en caso de emergencias.

Los vuelos pueden cancelarse en cualquier momento

Antes de reservar un vuelo como pasajero, hay algunos detalles que debes considerar.

Por ejemplo, los vuelos pueden ser cancelados en cualquier momento debido a las condiciones meteorológicas. Así que no son una alternativa fiable al tren o a un avión comercial. Los pasajeros deben tener un plan B. Después de todo, las compañías, devuelven el dinero a los clientes en caso de cancelación.

People enjoying private flight

Los llamados vuelos a precio de coste en base son completamente legales. Desde 2014, el principio del reparto de vuelos se ha regulado uniformemente en toda Europa. Desde entonces, hay más y más centros de vuelos compartidos en internet. De acuerdo con el reglamento de la UE 379/2014, sólo los aviones de hélice simple con hasta seis asientos están autorizados a participar en un vuelo. Los costes deben ser compartidos por todas las personas, incluido el piloto. La media de horas de vuelo de un avión de cuatro plazas cuesta 200 euros.

Cuando se comparten los vuelos pueden cobrarse los gastos de combustible, las tasas de aeropuerto y, si procede, las tasas de flete. Para cuatro personas en un avión pueden ser 50 euros por pasajero y hora. Si existe un aumento posterior del precio acordado, por ejemplo, si no se ocupan todos los asientos o si el vuelo tarda más de lo previsto, la plataforma suele quedar excluida.

Presta atención a la experiencia de vuelo

En estos marketplaces, los pilotos informan sobre el vuelo, los costes, sus licencias de piloto y además se presentan a los posibles pasajeros. Los interesados pueden contactar con ellos por correo electrónico y pedirles que reserven sus asientos. Por regla general, también se puede evaluar a los proveedores. El principio parece estar ganando terreno. El proveedor Wingly ya ha intermediado 1.000 vuelos según sus fuentes. Mientras tanto, los clientes tienen una experiencia de vuelo que los grandes aviones de pasajeros no pueden ofrecerles.

¿Están las plataformas de flight-sharing poniendo en peligro los puestos de trabajo?

Aunque Wingly se está convirtiendo en la plataforma líder en vuelos compartidos, las cosas no siempre se veían tan bien para la startup. Inmediatamente después de su fundación en Francia, la autoridad reguladora de la aviación civil francesa se puso en las barricadas.

Temían que Wingly pudiera quitarles el trabajo a muchos pilotos y declararon ilegal el modelo comercial de Wingly (los pasajeros y los pilotos comparten el coste de los vuelos).

Pero la Comisión de la UE vio las cosas de manera diferente. Según la ley actual, se permite el vuelo no comercial en un jet privado, siempre que no haya más de seis personas a bordo, incluido el piloto, y que los pasajeros compartan los costes sin que el piloto obtenga beneficios.

Ventajas

Una vez resuelta la situación jurídica, Wingly pudo expandirse. La oferta está ahora disponible en muchos países europeos. En comparación con los vuelos comerciales, el vuelo compartido es una forma más barata y espontánea para viajar.

blackbird lyft pool planes san francisco california 31

Los pilotos privados, por otro lado, pueden financiar su costoso hobby. Además, los pilotos privados deben completar doce horas de vuelo y doce despegues y aterrizajes en 24 meses para mantener su licencia de vuelo. Con el flight-sharing, pueden hacerlo más fácilmente y de forma más rentable que antes.

Desventajas

Un detalle importante es que los jets privados son mucho más pequeños que los jumbo de las aerolíneas comerciales. Así que no son tan espaciosos, no hay servicio a bordo y el peso del equipaje es muy limitado. En los aviones pequeños para lo mismo que en los barcos, se tambalean bastante.

Puede que tampoco sea del agrado de todos voalr con un piloto privado. Es cierto que las plataformas que ofrecen el servicio requieren al menos 100 horas de vuelo a los pilotos para poder ofrecer vuelos .

Pero por supuesto, como usuario, tienes que confiar en que el piloto no se equivoca y que comprueba el avión a fondo con antelación. Todos aquellos que quieran asegurarse pueden solicitar el diario de vuelo y el libro de mantenimiento del piloto.