COVID-19 help and support: in difficult times we make it a little easier for businesses FIND OUT MORE

La economía colaborativa hace referencia al intercambio de bienes o servicios entre usuarios o consumidores finales con un precio o contraprestación previamente pactada entre ambos.

Este concepto se ha venido asociando a nuevos modelos de negocio que se desarrollan, en la mayoría de los casos, de forma online al 100%.

Qué es la economía colaborativa

Si algo caracteriza a la economía colaborativa es precisamente la presencia de varios factores:

  • La existencia de una necesidad que hace que dos individuos se pongan en contacto para el intercambio de bienes o servicios.
  • El intercambio o la relación se realiza 100% online.
  • Es una relación a corto plazo o durante un breve periodo.
  • La forma de intercambio que se realiza suele ser muy flexible y dinámica. No siempre se realiza el intercambio de bienes o servicios por dinero, a veces el medio de pago puede ser otro tipo de bien o servicio o incluso tiempo.

Las empresas o modelos de negocio que se han creado bajo los parámetros de la economía colaborativa se desarrollan mediante el uso de una plataforma online a la que se accede por internet y que puede consultarse en el móvil o tablet.

Tipos de economía colaborativa: modelos de negocio

Dentro de la economía colaborativa se pueden establecer diferentes modelos de negocio y diversas formas de establecer la relación dependiendo del sector y de los productos o servicios que se intercambian.

Desde el pago por servicios Premium hasta el intercambio de productos o servicios a cambio de otros productos o servicios similares o complementarios. Dentro de la economía colaborativa también se habla de la sharing economy, que no es más que una forma de compartir los bienes que los usuarios tienen en beneficio de todos.

Uno de los aspectos que tienes que tener en cuenta cuando emprendes una actividad online en el marco de la economía colaborativa es, precisamente, la forma de gestionar los pagos a través del medio online. Dentro de las soluciones de pago online alternativas a la banca o pasarela de pago, existen proveedores como truust.io que te permiten realizar los pagos adaptados a los modelos de negocio colaborativos.

Gracias a sistemas de pago como estos puedes flexibilizar en gran medida las formas de cobrar a tus clientes. Te permite hacer pagos por enlace, para que solo tengas que generar el link y enviarlo al cliente. Además, puedes hacer la división de los pagos separando la comisión de la venta del pago al proveedor sin complicaciones y de forma muy flexible.

Hoy en día se puede encontrar una gran cantidad de ejemplos de economía colaborativa. En función del tipo de actividad que se desarrolla y del sector o el modelo de negocio es posible desarrollar diferentes ideas.

Consumo colaborativo

Un ejemplo de actividad en el ámbito de lo que es la economía colaborativa es la relacionada con el consumo colaborativo. Se trata de plataformas en las que los usuarios pueden ponerse en contacto con el objetivo de intercambiar bienes o artículos de una forma totalmente gratuita.

Conocimiento abierto

Este tipo de actividad de economía colaborativa hace referencia al hecho de compartir conocimiento sin ningún tipo de limitación. Se trata de entornos donde los usuarios pueden acceder a conocimientos de forma totalmente gratuita. Además, los contenidos son también aportados por los propios usuarios. Un ejemplo serían los Moocs o plataformas como HelloTalk donde puedes practicar inglés gratis.

Empresas o webs como Coursera ofrecen esta opción de compartir conocimiento.

Finanzas colaborativas

El concepto de colaboración en el ámbito de las finanzas es una de las innovaciones más destacadas que se han producido en este ámbito. Se trata de plataformas que favorecen la obtención de financiación o recursos empleando para ello diversas formas y modelos de negocio.

En esta modalidad podemos diferenciar:

Cuando se trata de una colaboración desinteresada de los usuarios en favor de proyectos e iniciativas que se publican en una plataforma web. Ejemplos de este tipo de plataformas serían Verkami, Lánzanos o Indiegogo.

Cuando se trata de préstamos entre particulares en los que los prestatarios solicitan la cantidad que necesitan y los que quieran invertir en esos préstamos pueden hacer su aportación recibiendo a cambio un interés y unas condiciones pactadas de devolución. Podemos encontrar plataformas de crowdlending como MyTripleA, October o Socilend, entre otras.

Transporte y alojamiento colaborativo

El sector del transporte y de los alojamientos también ha sufrido una gran revolución debido a la economía colaborativa. En el ámbito del transporte han surgido plataformas que promueven el compartir vehículo para los desplazamientos. Los usuarios se ponen en contacto entre sí para compartir trayecto. Algunos ejemplos son Blablacar o Uber.

En el caso de los alojamientos también se han venido desarrollando modelos basados en ofrecer habitaciones en tu casa en los momentos en los que no está siendo usado. En este sector han surgido plataformas como Airbnb o HomeAway. Los usuarios contactan entre ellos directamente y acuerdan las condiciones del servicio.

Espacios compartidos

Otra forma de desarrollar una actividad en el marco de la economía colaborativa es el compartir espacios comunes. Un ejemplo muy claro lo puedes encontrar en los espacios de coworking, donde puedes compartir oficina con otros empresarios o emprendedores en espacios alquilados con esa finalidad.

En estos modelos de compartir espacio también se han desarrollado casos como Shipeer donde se puede compartir maletero o LetMeSpace mediante la cual es posible compartir trastero.

Comercio colaborativo

El último ejemplo de negocio de la economía colaborativa que te mostramos hace referencia al comercio colaborativo. Se trataría de espacios en los que es posible realizar la compraventa de productos de segunda mano. Algunos ejemplos de estas actividades los puedes encontrar en Wallapop o Chicfy.

Como has podido comprobar a lo largo de este artículo, la economía colaborativa ha tenido un desarrollo creciente y en ella tienen cabida una gran diversidad de actividades con modelos de negocio muy diferentes y singulares. Sin duda alguna, las formas de consumo se van adaptando a estas nuevas propuestas y se obtienen resultados cada vez más eficientes.