Blablacar es un servicio que conecta a viajeros que necesitan un medio de transporte para ir de un sitio a otro y a conductores que hacen ese trayecto con plazas libres en su coche.

Las ventajas son varias. El conductor cubre parte de los gastos que representa realizar el viaje, sobre todo en gasolina, mientras que los acompañantes pueden desplazarse a un precio más económico que un tren (o incluso un autocar) y a un horario que quizás les va mejor. Además, compartir coche termina siendo una gran forma de reducir el número de emisiones de CO2. Por no hablar de las experiencias de Blablacar, en las que puedes conocer a gente muy diversa y que, normalmente, consiguen hacer el viaje mucho más corto con sus historias.

Hoy en día, motivados por esas ventajas, más de 2 millones y medio de españoles usan Blablacar cada mes. Pero, sin duda, uno de los puntos fuertes de la aplicación es la seguridad de su sistema de pago. Se trata del escrow, la forma de pago más segura que existe. Lo analizamos a continuación.

Los tiempos de Blablacar sin comisión

Cuando Blablacar se creó el año 2009, su única finalidad era conectar a las personas. Del pago y el cobro se tenían que ocupar conductor y acompañante. Lo más normal era pagar a mano, algo que comportaba dos cosas: que Blablacar no ganara ni un céntimo y que surgieran problemas como por ejemplo que alguien no tuviera cambio o que algún despistado se fuera sin pagar.

Ese hecho de crear una plataforma y no saber cómo sacarle provecho es un problema mucho más habitual de lo que podemos pensar. Por ejemplo, hasta hace poco Wallapop tenía millones de usuarios registrados y no sabía cómo sacarle provecho, hasta que creó los anuncios destacados y Wallapay.

Si tienes en mente crear tu propio Marketplace, te recomendamos que leas este artículo sobre los tipos de modelo de negocio que existen. Es muy necesario tener claro cuál quieres implementar para seguir un plan de éxito.

El pago escrow en Blablacar

El año 2014, cinco después de su lanzamiento, Blablacar empezó a cobrar comisiones. Como hemos comentado antes, optaron por el método escrow. Consiste en que el conductor no recibe el dinero hasta que se ha realizado el viaje y el acompañante confirma que así ha sido. De mientras, ese dinero está guardado en una cuenta depósito.

En un principio se enviaba al acompañante un SMS con un código que debía entregar al conductor cuando finalizara el trayecto. A principios de 2017 se eliminó ese código y ya solo se puede confirmar el viaje a través de la aplicación o de la web. Aunque, si pasan unos días y todavía no se ha respondido nada, el conductor acaba cobrando.

El escrow de la mejor solución que existe, ya que con un pago normal por adelantado al conductor (por tarjeta, PayPal o transferencia bancaria), habría muchos que no se presentarían y cobrarían igual. Algo parecido a lo que pasa cuando tienes un Marketplace de compraventa de productos. En ese caso, el vendedor puede desaparecer sin enviar nada al cobrar el dinero, una estafa muy típica en Internet.

Así que podemos afirmar que Blablacar es seguro gracias a que tiene el escrow como forma de pago. Además, en su web se encarga de explicar que están protegidos frente ataques piratas.
Si quieres implementar en tu Marketplace el escrow o te interesaría saber más, contacta con Truust. Nos encargamos de instalar la escrow API en tu plataforma a un precio muy económico.

Adiós a los fraudes

Los pagos en depósito (escrow) aseguran que tu producto/servicio o pago está protegido en cada transacción.