Chicfy es una de las plataformas de moda donde comprar y vender ropa de segunda mano. Pero, como cualquier otra app, tiene sus puntos fuertes y sus puntos débiles. Antes de usarla, te recomendamos que leas este artículo sobre opiniones de Chicfy que comparten sus usuarias por Internet. Te ayudará a hacerte una idea sobre si vale la pena usarla o no.

Si lo que te echa atrás es no saber usar la página web, aquí te explicamos cómo funciona Chicfy, tanto para comprar como para vender.

Opiniones positivas de Chicfy

Cuando se está redactando este post, hay casi 10 millones de prendas de ropa publicadas. Eso es señal que miles de usuarias tienen una buena opinión de Chicfy y confían en sacarse un dinero a través de esta plataforma.

Uno de sus mayores atractivos es la similitud que tiene con una red social como Instagram, la favorita entre su público objetivo (chicas jóvenes). Se puede poner like, compartir y comentar como si se tratara de una foto cualquiera, aunque se suele usar para preguntar sobre tallas o colores. Eso crea comunidad, algo esencial para un Markeplace.

Chicfy también puede alardear de ser una web bien distribuida. Las opciones del buscador permiten encontrar piezas concretas y, para comprarlas, apenas es necesario seguir un par de pasos.
El hecho que el pago y el cobro se haga a través de Chicfy da más seguridad que, por ejemplo, cuando te tienes que ocupar tú mismo por apps como Milanuncios o Vibbo. Además, el sistema que usan, el escrow, es el más fiable que existe. El dinero que paga la compradora no pasa a manos de la vendedora hasta que se recibe el producto. Si no llega pasados 6 días, se devuelve al 100%.

Si estás pensando en crear tu propio Marketplace, no hay mejor forma de transmitir confianza que disponiendo de una forma de pago tan segura como el escrow. Contacta con Marketpay para informarte sobre cómo implementarlo.

Opiniones negativas de Chicfy

Si buscas “Chicfy Opiniones” en Google verás que los primeros resultados no dejan muy bien a la página de compraventa de ropa de segunda mano.

La principal queja viene de las vendedoras. Por un lado, explican que las comisiones son muy elevadas (20%) por lo poco que ofrece Chicfy a cambio. Eso obliga a poner un precio alto para sacar más dinero, lo que termina afectando a las compradoras.

Por otro lado, el tiempo resulta un hándicap. Tener que envolver de forma “chic” la ropa y acudir a Correos para realizar el envío puede que sea un incordio para muchas personas. También se necesita tiempo para responder las dudas de las compradoras, que a veces son muchas, y paciencia para negociar los típicos regateos.

¿Alguna de vosotras ha comprado o vendido en Chicfy? ¿Cuál es vuestra opinión?

 

Contacto Marketpay