Es posible que solo conozcas la función del escrow a la hora de comprar o vender un producto tangible. De hecho, es como se ve mejor la utilidad de esa forma de pago. El dinero del comprador se deposita en una cuenta aparte hasta que recibe el producto e, incluso, comprueba que se encuentra en buen estado. Se realiza un pago con escrow. Es entonces cuando se transfiere al vendedor, evitando estafas tan típicas como que se reciba el dinero por adelantado y desaparecer sin dar nada a cambio.


Sin embargo, una de las aplicaciones de la cuenta escrow más usadas en la actualidad es en los servicios. Es decir, a la hora de pagar por un trabajo que desempeña otra persona y que muchas veces no se plasma en nada que se pueda coger con las manos. A continuación te explicamos su funcionamiento para que veas la utilidad de usar el escrow en este tipo de casos y te pondremos algún ejemplo para que lo veas más claro.

El escrow en los servicios

Si ya has visto cómo funciona el escrow en la compraventa de artículos, imaginar su utilidad en los servicios no es difícil.
Alguien se ofrece a llevar a cabo un servicio o alguien busca una persona para que lo haga. Eso dependerá de la forma de funcionar del Marketplace. Cuando hay un acuerdo, tanto de dinero como de tiempo y forma, el comprador ingresa el dinero por adelantado. Con el método de pago que te presentamos ese dinero no va a parar a quien todavía tiene que realizar el servicio sino a un agente escrow que lo va a guardar a salvo hasta que finalice el servicio.

Beneficios del escrow en los servicios

El beneficio más claro del escrow tanto para quien compra como para quien ofrece el servicio es la seguridad.
Por un lado, los vendedores o proveedores del servicio saben que el pago ya ha sido efectuado con antelación, de manera que no tendrán que perseguir al comprador para que les pague. De esta forma se asegura puntualidad de cobro y se evitan cambios de última hora.
Por otro lado, los compradores tienen la certeza de no estar confiando su dinero a la bondad del vendedor, sino a un agente escrow especializado y seguro. En caso que el servicio no se realice, tiene la seguridad que el dinero le será devuelto.

Los ejemplos de Blablacar y Freelancer

Un ejemplo que os sonará es el de Blablacar, que es seguro gracias al escrow. En este caso, el servicio es llevar en coche a una o varias personas de un sitio a otro. Cuando se reserva el asiento ya se paga, pero no es hasta llegar al destino que el dinero puede transferirse al conductor. Y si no se ha realizado el viaje se puede indicar y el importe será devuelto.

Otro ejemplo es el de Freelancer, uno de los Marketplace de éxito que hacen del escrow su piedra angular. Es una plataforma donde se pueden contratar y ofrecer trabajos como freelance. El cliente deja el pago en depósito y el profesional empieza a trabajar. Cuando la tarea se entrega correctamente, se libera el pago.

Si tienes tu propio Marketplace o estás pensando en crear uno, ya sea enfocado a los bienes o a los servicios, el escrow es tu mejor opción. ¡Contacta con nosotros y te explicaremos cómo implementarlo!

¿Preparado para empezar?